Desde 2013, el premio de tesis «Rennes School of Chemistry – René Dabard» ha distinguido cada año a un médico, sin restricción de establecimiento, por su trabajo de tesis realizado en uno de los siguientes campos:

  • química molecular
  • química de sólidos y materiales
  • química e ingeniería ambiental.

Este premio premia a un joven investigador cuyo trabajo, de alta calidad científica, ha contribuido al avance del conocimiento científico, la innovación tecnológica y una mejor comprensión de los problemas sociales y medioambientales.

Un jurado compuesto por personalidades reconocidas del sector académico y del mundo socioeconómico.

Los criterios de evaluación se relacionan con la originalidad del tema de investigación, la asunción de riesgos y la movilidad, la producción científica (publicaciones, patentes, premios).

Tres galardonados se distinguen cada año y reciben un premio de € 1,500 y dos premios de € 500 otorgados por el Fonds de Dotation de l’ENSCR.

Este premio de tesis está abierto a todos los doctores en química de Francia.

El dossier de un máximo de cinco páginas incluye un CV y ​​un resumen del trabajo de tesis, que describe las perspectivas abiertas por los resultados obtenidos durante la tesis.

Este archivo debe enviarse por correo electrónico a direction-scientifique@ensc-rennes.fr a más tardar el 24 de abril de 2020.

Contact: direction-scientifique@ensc-rennes.fr ou 02 23 23 80 68

Los ganadores de 2019

El primer precio (1500 €) lo ganó Marie CLAVERIE, quien realizó su tesis en el Instituto de Química de la Materia Condensada de Burdeos (ICMCB) en colaboración con el laboratorio de Geociencias Ambientales de Toulouse (GET) y la empresa IMERYS .

«El talco, un mineral común en nuestra vida cotidiana, también se usa comúnmente como relleno mineral en papeles, plásticos, cosméticos … De hecho, su laminaridad, blancura e inercia química son propiedades clave en la industria y especialmente en el de la belleza. Sin embargo, el uso de talco natural en cosméticos está limitado por la ausencia de depósitos de talco puro, que se asocia sistemáticamente con otros minerales (clorito, pirita, etc.). La síntesis de talco es la única forma de obtener un mineral cuyas purezas mineralógicas y químicas están controladas. Este proyecto presenta el desarrollo de un proceso de síntesis de talco. El talco sintético obtenido se distingue de su contraparte natural por su tamaño (entre 0.1 y 1 micrómetro contra varias decenas de micrómetros), por su pureza mineralógica (fase única), su pureza química y por su carácter hidrofílico (a diferencia del talco natural que es hidrófobo ) El talco sintético es el primer mineral de talco naturalmente estable en el agua sin someterse a ningún tratamiento físico o químico. El otro aspecto innovador de este proyecto radica en la implementación de un proceso de síntesis muy rápido (solo diez segundos), basado en propiedades específicas del agua supercrítica, que permite la industrialización en un contexto de desarrollo sostenible. «.

Se otorgó un segundo premio ex-aequo (500 €) en orden alfabético a María González Martínez, quien realizó su tesis en el Laboratorio para la Preparación de Biorecursos del CEA en Grenoble, en colaboración con el Laboratorio de Ingeniería Química de Toulouse.

«Hoy en Europa hay una diversidad interesante de recursos de biomasa, con árboles de hoja caduca y coníferas, cultivos herbáceos y subproductos agrícolas. Estos recursos a menudo se caracterizan por la producción estacional, deslocalizada y en pequeñas cantidades. Por esta razón, el proyecto Mobile Flip propone la recuperación de residuos de biomasa por unidades flexibles y móviles, aplicables a escala local. Una de las tecnologías propuestas es el tostado, un tratamiento térmico suave que produce un sólido tostado adecuado para reemplazar el carbón, entre otras aplicaciones innovadoras, y materiales volátiles, incluidas especies condensables potencialmente con alto valor agregado en química. Este trabajo de tesis sirvió para proponer un modelo capaz de predecir la producción de materia sólida y volátil tostada de acuerdo con el tipo de biomasa y las condiciones de operación, aplicables al control de la unidad móvil y a la optimización del proceso de tostado. . En este modelo, la diversidad de la biomasa se describe por su composición macromolecular principal en celulosa, hemicelulosas y lignina. Para construir el modelo, se realizaron experimentos de tostado a escala de laboratorio con la biomasa cruda y sus componentes extraídos en un régimen químico. El modelo ha sido refinado y validado con un gran panel de biomasa agrícola y forestal representativa de la diversidad europea ”.

Lucie JARRIGE, quien realizó su tesis en el Instituto de Química de Sustancias Naturales (ICSN) en Gif-sur-Yvette (91).

«A menudo criticada por los medios de comunicación y con una mala opinión pública, la química es crucial para el desarrollo económico y el bienestar de nuestra sociedad. Medicamentos, cosméticos, polímeros, componentes electrónicos e incluso textiles son solo algunos ejemplos de los compuestos químicos que nos rodean y que mejoran nuestra vida diaria. Sin embargo, en un momento en que la protección del medio ambiente es el centro de las preocupaciones, la química también debe aplicarse para reducir su impacto en nuestro planeta, es por eso que el desarrollo de métodos para la preparación de moléculas respetuosas con el medio ambiente El medio ambiente está despertando un gran interés en la comunidad científica. Es en este contexto de química sostenible que se realizó mi trabajo de tesis. Entre más de 20,000,000 de moléculas orgánicas existentes, los heterociclos constituyen una de las clases más importantes. Estos compuestos químicos se caracterizan por una cadena cíclica, que comprende uno o más átomos distintos del carbono. Estas moléculas se encuentran en una amplia gama de productos naturales, pero también en medicamentos actualmente en el mercado. Por lo tanto, mi trabajo de tesis tenía como objetivo desarrollar nuevos métodos de preparación de heterociclos, eficientes, más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente. Para esto, se utilizaron dos temas innovadores, la activación de moléculas por luz visible y el uso de pequeñas moléculas orgánicas quirales como catalizadores. Por lo tanto, muchos heterociclos originales se prepararon rápidamente, en un solo paso, con excelentes resultados, sin desperdicio e involucrando reactivos químicos no tóxicos ”. Para información, Lucie también recibió el Premio Dina Surdin otorgado por la Compañía Chimique de France, división de química orgánica.»

Los ganadores de 2018

El primer precio (1500 €) lo ganó Clément CHAUVIER, quien realizó su tesis en el CEA de Saclay (DRF / IRAMIS / NIMBE).

«Los recursos fósiles del gas y el petróleo no solo cubren la mayoría de las necesidades energéticas del mundo, sino que también proporcionan los ladrillos de carbono elementales útiles para sectores enteros de la industria química. Sin embargo, el uso masivo de estos combustibles fósiles plantea un problema ecológico importante, el calentamiento global, que se duplicará a largo plazo como un problema de disponibilidad de estos recursos. Para superar estas dificultades, una de las soluciones previstas consiste en abandonar gradualmente los hidrocarburos fósiles en favor de los recursos de carbono renovables como el CO2 o la biomasa como medios de almacenamiento de energía y / o como fuentes de productos químicos. Básicamente, tal esfuerzo requiere el desarrollo de reacciones de reducción química, es decir, que permitan reemplazar los átomos de oxígeno (O) por átomos de hidrógeno (H). Si bien millones de años de evolución han equipado a la Naturaleza con la maquinaria adecuada para promover este tipo de transformación, solicitada, por ejemplo, durante la fotosíntesis que convierte el CO2 en azúcares (CnH2nOn), es mucho más difícil lograrlos mediante laboratorio en condiciones suaves y con gran selectividad. El objetivo principal de mi trabajo de tesis consistió en proponer y luego aplicar nuevos conceptos en química de reducción, en particular para incluir este último en el marco de la química verde. De este modo, he aclarado qué debería ser un reductor renovable, es decir, un reductor que funciona minimizando la demanda de energía del proceso de reducción al tiempo que garantiza una economía de átomos óptima. En base a estas reflexiones, estudié las propiedades reductoras de dos nuevos tipos de agentes reductores químicos renovables que son el boro y el silicio. He demostrado que estos pueden reemplazar ventajosamente otros reductores no renovables utilizados convencionalmente en la química orgánica, lo que hace que una gran clase de reacción química sea más duradera. «

Se otorgó un segundo premio ex-aequo (500 €) a Laëtitia CESARI, que realizó su tesis en el laboratorio de Ingeniería de Procesos y Reacciones (LRGP UMR 7274) en Nancy.

«La lignina es uno de los principales componentes de la madera junto con la celulosa y las hemicelulosas. Su estructura gigantesca es el resultado de la asociación aleatoria de diferentes moléculas. Al calentar esta lignina muy rápidamente a alta temperatura, es posible romper los enlaces que conectan estos compuestos. Esto da una pasta muy viscosa llamada bio-aceite. En él, muchos compuestos con formas similares, compuestos fenólicos, pero con propiedades terapéuticas distintas, coexisten y se pueden extraer para futuras aplicaciones. Estos últimos generalmente se recuperan usando varios pasos de extracción que involucran solventes acuosos y orgánicos. Los desafíos actuales que enfrenta la lignina son, por lo tanto, tener éxito en valorarla como un recurso energético complementario al petróleo para la producción y extracción de compuestos fenólicos. Durante mi doctorado, tuve la oportunidad de comprender diferentes enfoques complementarios (simulación molecular, mediciones experimentales y dimensionamiento de unidades industriales) para mejorar estos procesos de extracción. Mi trabajo también se centró en la búsqueda de nuevos solventes, más eficientes y más respetuosos con el medio ambiente para la extracción de estos compuestos. «El uso de líquidos iónicos en lugar de solventes orgánicos es una alternativa prometedora al mejorar la eficiencia de la extracción, al tiempo que reduce la toxicidad y los costos asociados con el uso de solventes orgánicos convencionales».

Y a Cassandre Kouvatas (500 €), quien completó su tesis en la Escuela Nacional de Química de Rennes, Instituto de Ciencias Químicas de Rennes.

«El anhídrido maleico es un compuesto químico sintetizado por primera vez en la década de 1830. Está en el centro de muchas aplicaciones comerciales y su demanda a escala mundial no dejó de aumentar (producción en Europa en 2016: 325 ktonnes). Este compuesto químico se produce industrialmente por oxidación de butano a temperatura. Para ser efectiva, esta reacción es catalizada por compuestos en polvo particulares: fosfatos de vanadio (OPV). Sin embargo, las estructuras detalladas de estos sólidos de interés, así como su modo de operación, todavía no se conocen bien, por lo que mi trabajo de tesis consistió en estudiar estos materiales OPV, para comprender mejor el vínculo entre sus estructuras cristalinas y Sus propiedades catalíticas. Para obtener la información más completa posible, mi trabajo se basó en un enfoque de estudios a múltiples escalas. Esto implica una combinación de varios métodos de caracterización que permiten sondear materia a diferentes niveles: difracción de rayos X (información sobre estructuras a escala global), resonancia magnética nuclear (RMN) del sólido (sonda local de materia a escala atómica), y cálculos cuánticos que permiten obtener parámetros característicos del material a partir de hipótesis estructurales para comparar con los datos experimentales). El interés de estos estudios radica en el hecho de que se llevaron a cabo tanto ex situ (a temperatura ambiente) como, sobre todo, operando, es decir, en condiciones catalíticas (temperatura y atmósfera reactiva). ), para estudiar estos catalizadores sólidos lo más cerca posible de las condiciones industriales. Por lo tanto, el objetivo es mejorar la comprensión de las estructuras de estos compuestos y las transiciones existentes entre ellos, en particular en condiciones cercanas al proceso catalítico. «

Los ganadores de 2017

El primer precio (1500 €) lo ganó Iuliia MYRGORODSKA, quien realizó su tesis en la Universidad de Niza Sophia Antipolis.

“La droga sintetizada por el héroe de Breaking Bad y un inhalador Vicks para descongestionar la nariz se basan en metanfetamina. Con una pequeña diferencia: la molécula psicotrópica y la que descongestiona son idénticas, pero una es la imagen de la otra por reflejo en un espejo; como la mano izquierda y la mano derecha. En la naturaleza, solo ciertos aminoácidos (izquierda) se usan para formar proteínas, mientras que las dobles hélices de ADN se basan en ciertos azúcares (derecha). Las reacciones químicas implementadas en el laboratorio para intentar reproducir la formación de los primeros ladrillos moleculares nunca han logrado obtener tal selectividad; los azúcares y los aminoácidos siempre se forman como una mezcla del 50% de las moléculas «izquierdas» / 50% de las moléculas «derechas». Este rompecabezas fue recientemente incluido en la revista Nature como uno de los cinco rompecabezas más grandes sin resolver por la ciencia. Mi proyecto de tesis tiene como objetivo comprender cómo se formaron las moléculas de la vida en una sola forma derecha o izquierda. Para esto, analicé el hielo interestelar producido en el laboratorio donde encontré una variedad de moléculas que incluyen azúcares y aminoácidos. Al estudiar las interacciones de la luz con la materia para formar preferentemente moléculas derecha o izquierda, establecí el vínculo entre el exceso de moléculas a la izquierda o derecha y las propiedades de la luz utilizada. Todo esto para comprender mejor nuestros orígenes. «

Fondation L’Oréal

El segundo premio ex-aequo (500 €) fue otorgado a Cécile ECHALIER, quien completó su tesis en la Universidad de Montpellier bajo la supervisión de Pr Gilles Subra (IBMM, Institut des Biomolécules Max Mousseron) y Ahmad Mehdi (ICGM, Institut Charles Gerhardt Montpellier).

«Reemplazar el cartílago desgastado, regenerar un riñón lesionado, recibir un injerto de piel artificial … todos estos son desafíos en el área de la ingeniería de tejidos. La ingeniería de tejidos es una especialidad de la medicina regenerativa dedicada a la producción de tejido vivo diseñada para su uso como injertos u órganos de reemplazo. Los avances en esta área podrían resolver la escasez de donantes de órganos, que es un importante problema de salud pública. Para lograr su objetivo, la ingeniería de tejidos utiliza biomateriales capaces de imitar el entorno natural de las células para guiarlas hacia el desarrollo de nuevos tejidos. Mi tesis presenta un nuevo método para la preparación de materiales bioactivos que se basa en las habilidades complementarias de los dos grupos de investigación involucrados en este proyecto. Por un lado, el equipo «Aminoácidos, Heterociclos, Péptidos y Proteínas» del Instituto de Biomoléculas Max Mousseron, que tiene una experiencia en química orgánica en la interfaz con la biología. Por otro lado, el equipo de «Química Molecular y Organización de Sólidos» en el Instituto Charles Gerhardt en Montpellier, que se especializa en química inorgánica y química de materiales. Esta colaboración ha dado lugar a moléculas en la interfaz entre la química viva y el mundo inorgánico. Estas moléculas híbridas pueden ensamblarse en condiciones suaves a través de enlaces químicos. Los usamos como ladrillos LEGO para formar geles que tienen propiedades interesantes en biología. La preparación de geles es extremadamente simple y completamente flexible. Por un lado, se puede incorporar cualquier molécula de interés biológico y, por lo tanto, dar al material la actividad biológica deseada. Por otro lado, las moléculas LEGO son capaces de emparejar cualquiera que sea su tipo, por lo que podemos combinarlas para formar un material multifuncional. La flexibilidad del método que hemos desarrollado ha permitido prever un gran número de aplicaciones que han sido protegidas por una patente. Durante mi último año de tesis, se lanzaron varios programas de investigación para pasar de la prueba de concepto a las aplicaciones médicas. En particular, el proyecto LEGOGEL, financiado por la ANR, tiene como objetivo reparar las lesiones osteoarticulares en pacientes que sufren de osteoartritis. Defendí mi tesis en noviembre de 2016 y actualmente estoy en posdoctorado en EMBL (Laboratorio Europeo de Biología Molecular, Heidelberg) en Alemania en el grupo del Dr. Carsten Schultz. En colaboración con una subsidiaria de GSK, Cellzome, estoy desarrollando herramientas moleculares para estudiar el mecanismo de acción de las drogas. «

El segundo premio ex-aequo (500 €) fue otorgado a Niklas VON WOLFF, quien realizó su tesis en CEA Saclay bajo la supervisión de Thibault Cantat.

«En el contexto de la acumulación de CO2 en la atmósfera, el cambio climático y el agotamiento de los recursos fósiles en el futuro, es interesante reciclar CO2 en productos con alto valor agregado. De hecho, el CO2 representa una forma económica, no tóxica y abundante de carbono y su uso puede ayudar a crear una industria química sostenible, así como portadores de energía con un ciclo cerrado de carbono. La reducción catalítica de CO2 a metanol (por hidroboración) es entonces una reacción muy interesante desde este punto de vista. En el laboratorio, hemos desarrollado un nuevo catalizador no metálico (evitando el uso de metales caros o escasos) para comprender la activación del CO2 en esta transformación. Incluso si el metanol se puede utilizar como un ladrillo molecular y un material de partida para la industria química, desde el punto de vista del «valor agregado», no es el candidato más atractivo. Por lo tanto, hemos desarrollado un nuevo método para la formación de ésteres (productos utilizados en perfumes, plásticos, etc.) a partir del CO2 mediante la creación de nuevos enlaces C – C. En particular, hemos demostrado que el CO2 juega un doble papel en esta transformación. Es reactivo y catalizador, lo que permite la síntesis de ésteres en un solo paso a partir de materiales de partida económicos y abundantes (CO2 y silanos). Comprender esta nueva reacción también nos permitió reciclar otros desechos químicos. En particular, pudimos demostrar que el dióxido de azufre (responsable de la lluvia ácida) puede usarse como material de partida (y catalizador) para la síntesis en un solo paso de sulfonas y sulfonamidas, funcionalidades que se encuentran en muchos productos farmacéuticos «mejor» -sellers ”(sildenafil, rosuvastatin, etc.). »

Los ganadores de 2016

El primer premio (1500 €) fue ganado por Gauthier DEBLONDE, cuyo trabajo de investigación se centró en el desarrollo de un proceso de producción de niobio y tantalio que sea más respetuoso con el medio ambiente. El joven investigador realizó su tesis bajo la supervisión del Dr. A. Chagnes y el Pr. G.Cote en la ENSCP, la Escuela Nacional de Química de París. Su tesis fue patrocinada por el centro de investigación Eramet Research. Hoy, Gauthier está realizando un posdoctorado en el prestigioso Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (Berkeley, California, EE. UU.) (13 ganadores del Premio Nobel). Trabaja dentro del equipo de la Dra. Rebecca Abergel en la termodinámica de los actínidos (actinio, torio, uranio, plutonio, americio …) y sus interacciones con los sistemas biológicos. Los objetivos principales de esta investigación son, en el veces, para comprender el comportamiento de estos elementos tóxicos en el cuerpo humano en caso de ingestión accidental o un ataque terrorista, pero también para usar algunos de sus isótopos menos tóxicos como fuente de radiación para tratar ciertas formas de cáncer ( inmunoterapia alfa).

El segundo premio (500 €) fue otorgado a Claire de March por su trabajo en el vínculo entre una molécula y su olor. Claire completó su tesis en la Universidad de Niza Sophia Antipolis en el ICN (Instituto de Química de Niza) dentro del equipo de APSM (Arôme Parfum Synthèse et Modelisation). Actualmente en posdoctorado en la Universidad de Duke – Centro médico en Durham (EE. UU.), Claire trabaja en el equipo del profesor Hiroaki Matsunami en el departamento de Genética Molecular y Microbiología (MGM). El equipo del Pr. Hiroaki Matsunami es reconocido mundialmente por sus éxitos en la expresión in vitro de receptores olfativos, lo que permite estudiar su interacción con los odorantes de una manera simple y rápida. Ella aporta toda su experiencia en química y modelado molecular a este laboratorio, combinando así tres de las disciplinas necesarias para el estudio de nuestro sentido del olfato.

Los ganadores de 2015

El primer precio (1500 €) fue otorgado a Claire Sauvée del Instituto de Química Radical (ICR) de la Universidad de Aix-Marsella. Su trabajo se ha centrado en la síntesis de nuevos agentes que permiten el análisis de nuevas moléculas por resonancia magnética nuclear (RMN). El segundo premio (500 €) fue otorgado a Thomas Buyck de la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne por su trabajo en la síntesis y el uso de moléculas que imitan aminoácidos no naturales (3D). Esto facilitará, por ejemplo, el desarrollo de nuevos medicamentos con la capacidad de controlar sus propiedades.

Los ganadores de 2014

El primer premio fue otorgado a Laurent Debien (Ecole Polytechnique de Palaiseau) por su trabajo en el estudio de la reactividad de especies radicales que se sabe que son incontrolables. Ahora trabajando en la Universidad de Stanford (EE. UU.), Está interesado en la síntesis de un potente herbicida natural. Adèle Renaud (IMN en Nantes) recibió un segundo premio por sus estudios sobre prometedoras células fotovoltaicas para la producción de energía renovable.